Copywriting o cómo hacer que tu producto se venda

  • inicio »
  • revista »
  • Copywriting o cómo hacer que tu producto se venda

Muchos productos que salen a la venta son realmente magníficos y nos aportan grandes funcionalidades pero ¿sabe esto el público al que va destinado? ¿cuál es la manera de hacer ver a tu público que tu producto es el mejor? Te lo mostramos en este artículo

En primer lugar ¿qué es el copywriting? Una definición simple podría ser la siguiente:
      
    "Utilización del lenguaje para lograr promover a una persona, un negocio, una opinión o una idea"

Es decir, utilizar el lenguaje para vender.

Tradicionalmente el copywriting ha intentado persuadir a través de las excelencias técnicas que nos ofrece un producto en concreto, por ejemplo:

    -Procesador de 2,3 gHz, memoria RAM de 500mb, disco duro de 200gb...
    -Motor de 230cv, elevalunas eléctrico, cierre centralizado... 

Todo esto os es familiar, ¿no?. El usuario avanzado quizá sepa las características exactas que quiere y esta información le será muy útil, pero parémonos a pensar un momento, ¿qué porcentaje de personas de nuestra audiencia es experta y qué porcentaje no lo es? Parece obvio que los segundos ganan por mayoría.

Para poder persuadir a alguien debemos ponernos en su piel, así sabremos qué le va a aportar realmente el producto que le estamos intentando vender, es decir, debemos tener una alta capacidad de empatía.

El copywriting, por tanto, es empatía, tenemos que ponernos en el lugar del otro y pensar qué emociones van a experimentar al utilizar el coche o el ordenador ya que, aunque nos pese, compramos con el corazón y lo justificamos con la cabeza.

¿Y todo esto cómo lo hacemos? ¿Cómo implicamos emocionalmente a nuestra audiencia? Respondiendo a la pregunta estrella que todos nos hacemos (la mayoría de las veces inconscientemente) cuando vamos a comprar algo: ¿Y yo qué gano con esto?

    -No gano un procesador de 2,3gHz, gano una herramienta que me facilitará la vida y con la que podré pasar horas y horas de diversión.
   
    -No gano un coche de 230cv, gano sensación de poder y gano libertad.

En resumidas cuentas no compramos productos, sino que ganamos felicidad.