Internet, el medio intuitivo

La Teoría de la elección de datos significativos nos permite realizar tomas de decisiones de forma eficiente y en tiempos récord de manera implícita (inconsciente). Esto afecta directamente en las primeras impresiones de nuestras webs.

A lo largo de la historia han sido muchas las veces que un experto ha desarmado de un sólo vistazo (por ejemplo en arte) todo tipo de teorías sobre la veracidad de la procedencia de una obra. Todas las investigaciones previas, todo el dinero gastado en estudios sobre su material, sobre el deterioro del mismo, una inmensidad de datos que apuntan hacia una obra antiquísima, llega una persona y dice: "siento como una barrera al contemplar la obra". Pues vaya.

¿A qué se puede estar refiriendo el experto en cuestión? Ni el lo sabe, no ve la forma de explicar el porqué de la frase que ha dicho, pero su cerebro, en un sólo vistazo, se ha percatado de lo que tantas investigaciones (y tanta inversión en ellas) no han logrado: la obra es una falsificación.

Estas personas no logran extraer una gran cantidad de datos en ese primer vistazo (como es lógico), pero entonces ¿qué hacen?. En esos pocos segundos logran elegir los pocos datos significativos que son realmente necesarios para emitir un juicio, la obra es una falsificación; esta elección de datos no es un proceso cognitivo explícito (consciente), ya que, si así fuera, consumiríamos muchísimos más recursos (tiempo, esfuerzo cognitivo) en pronunciarnos.

Con esto no quiero decir que inversiones de miles o millones de euros se realicen (o se aplacen) porque el instinto de alguien haya saltado. Pero sí es útil la aplicación de la teoría de los datos significativos para lograr enganchar desde un primer momento a los usuarios que entran en nuestros sitios.

¿Qué tienen que ver entre sí entonces los expertos, nuestros usuarios y el artículo? Todo. Y es sencillo de demostrar, sino ¿cómo se podría explicar que tantos y tantos usuarios nada más entrar en un sitio den instintivamente a retroceder? Nuestros usuarios son expertos en internet, y hacen exactamente lo mismo que los expertos en arte: recogen unos cuantos datos significativos y toman una decisión rápida e intuitiva de forma implícita (inconsciente). Si no logramos convencer a su cerebro en estos instantes iniciales de que es nuestra página la que va a solucionar sus problemas, sencillamente los hemos perdido.

Así que, manos a la obra. Hay que optimizar nuestros sitios para persuadirlos de que esto es realmente lo que están buscando, facilitando así su toma de decisiones intuitiva. ¿Cómo? Sería bueno que el nombre de la empresa expresara lo que hacemos.

Imagen Corporativa de la Correduría de Seguros NorteSeguros

www.norteseguros.es

Si el nombre no es muy descriptivo aún no está todo perdido. El slogan que solemos colocar debajo de la imagen corporativa puede ayudarnos, y mucho, para lograr esa intuitividad que necesitamos y facilitar a los "expertos usuarios" su toma de decisión sobre los datos significativos que le aportamos; el slogan debe también describir en (como mucho) 5 palabras lo que hace la empresa.

Conchado Puente asesoramiento inmobiliario

www.conchadopuente.es Con dos sencillas palabras mostramos a qué nos dedicamos, fácil, rápido e intuitivo.

La imagen corporativa y el slogan son entonces nuestros grandes aliados para conseguir persuadir a los usuarios que esta era la página que estaban buscando pero, ¿los únicos? No, la primera impresión sobre el diseño también impacta en su toma de decisión instintiva de retroceder o quedarse, por lo que el diseño profesional y atractivo de la web es también un elemento clave en la persuasión.